May
01
2015

Literatura Venezolana

“América forma un mundo aparte, con una evolución cultural distinta de la que se operó en el resto de la Tierra; un continente que se pobló en circunstancias mal conocidas y que luego quedó aislado, desarrollando, a su manera, los gérmenes de civilización que sus primeros pobladores llevaron consigo. Cuando Colón lo descubrió, América se hallaba en una etapa  cultural que no tenía paralelo exacto con ninguna otra del Viejo Mundo”  Luis Pericot García(1962).

En ese contexto, la literatura indígena , eran y siguen siendo en gran parte literaturas “orales”, porque nuestros aborígenes no conocieron la escritura alfabética. Al realizar la transcripción de algunas de esas creaciones literarias se consigue la variabilidad, porque los pueblos siguen modificando, por esta razón se les considera “literaturas vivas”, son vida intelectual diaria y no alimento almacenado en libros y bibliotecas.  Son literaturas precolombinas, pero esto no quiere decir que son anquilosadas(…)Es cierto que se conservan creaciones literarias muy antiguas, pero es evidente que han seguido creando y aportando nuevos elementos a la herencia recibida.

El trabajo de recolección de estas literaturas indígenas, de manera sistemática, se hace en grupos pequeños. Aun así, ya empiezan a encontrarse coincidencias que sólo pueden explicarse a través de un proceso de intercomunicación. Por ejemplo, las coincidencias temáticas entre los textos de los Pemón de la Gran Sabana (Estado Bolívar) podrían explicarse por la mutua procedencia de un tronco étnico común.

En la historia de nuestra literatura indígena encontramos dos períodos bien delimitados:

I. Una primera época durante la cual le fue muy difícil a quienes se acercaron a los pueblos indígenas venezolanos comprender que aquellos grupos humanos tuvieran lenguas suficientemente ricas en léxico y debidamente estructuradas gramaticalmente. Porque:

– El poco desarrollo material los inducía a pensar que su desarrollo intelectual tenía también que ser muy bajo.

– Desde tiempos muy remotos y aún en nuestros días se cayó en el error de no considerar literatura lo que no estaba escrito.

Sin embargo, hubo quienes atisbaron ese mundo intelectual. Así, el “primer” texto literario y también el “segundo” se deben al misionero Dominico Tomás Ortíz como informante, y a Pedro Mártir de Anglería y Francisco  López de Gomara como amanuenses. Son dos breves cantares que contienen una descripción muy minuciosa de danzas y pantomimas. Corresponde a los indios chiribichenses de Santa Fe, cerca de la bahía de Mochima, al oeste de Cumaná y fueron recogidos hacia el año 1514.

Al reanudarse las misiones en 1650 en el oriente, sur, centro y occidente, el tema lingüístico y literario reaparece en los escritos del Padre José de Carabantes, de Francisco Tauste y Matías Ruíz Blanco, de Gumilla y Rivero y, sobre todo, de Salvador Gilly. También, por excepción, en escritores no misioneros, como Alejandro de Humboldt.

II. La época de la historia de las literaturas indígenas comienza con la restauración de las Misiones en 1925 en el Delta Amacuro entre los indios Waraos y su expansión en los años siguientes, a la Gran Sabana o Alto Caroní, y a la Guajira- Perijá del estado Zulia. En todas y cada una de estas zonas, los misioneros Capuchinos y Salecianos se dieron a la tarea de estudiar las respectivas lenguas indígenas. Y de manera inconsciente algunas veces y otras veces muy a sabiendas, pasaron del nivel léxico y gramatical al nivel literario que para el momento sólo se expresaba oralmente.

La primera gramática apareció en 1928. Fue la correspondiente al idioma warao y la escribió el misionero capuchino Fray Bonifacio de Olea. La primera colección de Cuentos y Leyendas, también de los indios waraos, fue publicada en la revista Venezuela Misionera a partir de 1939 por el misionero capuchino Fray Alvaro de Espinoza. Siguió luego el padre Basilio de Barral con un extenso Diccionario y un monumental  Cancionero Guararúno. 

Hace 50 o 60 años en Venezuela se sabía poco de lo que hablaban nuestros grupos indígenas y se les calificaba de dialectos. Ahora sabemos que se trata de verdaderas lenguas conocemos sus entronques familiares o su aislamiento. Sabemos que tienen abundante léxico y todas las posibilidades para producir verdaderas creaciones literarias.   

a.  Responde a través de un ensayo: Cuál es el fundamento de nuestra cultura, cuáles son sus principales fuentes, cuáles son los antecedentes temáticos y lingüísticos de nuestra literatura. La naturaleza americana: determinismo geográfico (Alejo Carpentier). La importancia de la Literatura oral como fuente de nuestra literatura hispanoamericana. El mundo indígena como factor determinante en la confirmación de la nacionalidad venezolana.

b. Una vez realizada la lectura presentada determine. El mestizaje en la literatura, lo real maravilloso como elemento delimitador de nuestra cultura; simbiosis hombre-naturaleza.

Written by castiblanco in: |

No hay Comentarios »

Feed de comentarios

Deja un comentario

Rectorado UNELLEZ TELF.0273 – 5302106 EXT. IP. 1106/2501 ,